Clima

Unable to get weather data from wunderground.com

this key is not valid due to exceeding rate plan

youtubetwitterpinterestrssfacebook

Domingo, 24 de Marzo de  2019 22:02
calendario

Marzo

24

Domingo

ANTICIPO
VENEZUELA: Según el New York Times, la quema de la ayuda humanitaria fue impulsada por opositoras REPRESIÓN EN CABA: La Polcía de la Ciudad reprimió a feriantes y a turistas en San Telmo BONADÍO PROCESÓ A CRISTINA: El juez procesó  a CFK por tener una carta de San Martin y el prontuario de Yrigoyen 
Identificarse Registrar

Login

Usuario
Password *
Recordarme

Asesinan a la religiosa Luz Marina Treviño

Martes, 20 Marzo 2018 00:57

Luz Marina Valencia Treviño, religiosa, militante social; mártir de la justicia entre los campesinos de México, asesinada a los 35 años en un poblado de Cuajinicuilpa, Guerrero.
En septiembre de 1986 viajó a México. Ella y otras dos hermanas establecieron una comunidad en la Parroquia de Cuajinicuilapa, de la Diócesis de Acapulco.

El equipo misionero que allí conformaron junto con dos Padres Oblatos de María Inmaculada, se propuso visitar los pueblos y ranchos de la Parroquia, con el fin de conocer más de cerca la realidad en la cual debían trabajar. Dentro de este plan, el 20 de marzo de 1987 Luz Marina llegó al poblado de Gloria Escondida, en compañía del Padre Roberto Hicke.
Por dificultades de espacio, Luz Marina se hospedó en casa de un campesino que era el comisario del poblado, mientras el Padre Roberto fue hospedado en la casa de Nicolás Flores, poderoso del lugar, quien poseía la casa más grande.
Durante la noche, Femando Flores, hermano de Nicolás, y su hijo Candelario, irrumpieron en la casita que hospedaba a Luz Marina y la sacaron de allí en forma violenta. Los campesinos tuvieron pánico de acudir a sus gritos de auxilio, pues sabían perfectamente que los victimarios eran los hombres del poder y los únicos que tenían armas.
Luz Marina, un rato después, regresó arrastrándose a la humilde vivienda. Los criminales la
habían violado y le habían disparado tiros en el estómago.
Siguieron horas de agonía en silencio, marcadas por el terror y el dolor. Hacia las cinco de la
mañana, antes de expirar, le oyeron exclamar: “Dios mío, perdónales”, y así entregó su vida. Cuando el Padre Roberto fue a buscarla al amanecer para continuar las visitas, ya estaba muerta.
Para comprender lo que ocurrió esa noche hay que conocer la realidad "escondida" en eso que llaman "Gloria", uno de los lugares más pobres del municipio, donde los campesinos sirven a la familia Flores, los terratenientes que comparten el poderío con otros latifundistas del estado y hasta son propietarios del poblado. Los habitantes son sus peones mal pagados. Allí, el patrón es el dueño de la tierra, del trabajo y de la vida del peón. El pueblo tiene memoria de muchos asesinatos. Su autoridad llega a ultrajar y disponer de las mujeres. Luz Marina conoció y denunció la situación.

El Día

Fotogalerías

Suscribirse a Noticias

Suscríbase a nuestro boletín de noticias para recibir un resumen todas las tardes en su casilla de correo
captcha